Un nuevo modelo de atención primaria de salud para México

Este blog es una contribución del Dr. Héctor Gallardo Rincón, Director de Soluciones Operativas del Instituto Carlos Slim de la Salud. Antes de unirse al Instituto, él se desempeñó como coordinador para la administración del conocimiento en la Organización Mundial de la Salud en Ginebra, Suiza.

Los retos que enfrenta México en materia de salud han evolucionado sustantivamente a lo largo de mi vida. Hace 35 años, las personas morían de neumonía y diarreas y eran afortunadas las que llegaban a los 50 años. Hoy, gracias a la mejoría en los estándares de vida, la urbanización y un mayor acceso a servicios de salud, la gente está alcanzando llegar a los 70 años. Sin embargo, esas ganancias han traído consigo una serie de nuevos retos. Somos más vulnerables a las enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión. Más de 10 millones de adultos hoy viven con diabetes en México y las enfermedades crónicas en su conjunto son responsables del 80% de las muertes en el país. Para enfrentar estos retos, México necesita un nuevo modelo de atención primaria en salud, uno que haga uso de tecnologías modernas costo-efectivas para expandir y mejorar el acceso a los servicios de salud. Esto es precisamente en lo que estamos trabajando en el marco de Alianza Global contra las Enfermedades No Transmisibles de Lilly (Lilly NCD Partnership).

NCD-Mexico.jpg

Hace dos años, el Instituto Carlos Slim de la Salud y Lilly levantaron una línea basal en la que se midió la capacidad para atender a pacientes con diabetes de 10 clínicas de salud en México. Además de evaluar la calidad de la atención, se levantó una encuesta para medir el acceso de los pacientes a tecnologías digitales tanto en las clínicas como fuera de ellas. En esta se encontró que aunque menos de uno de cada diez posee una computadora, 60 por ciento de los pacientes posee un celular y más de la mitad utiliza activamente mensajes de texto.

Entonces diseñamos y piloteamos un modelo innovador para expandir las capacidades digitales y móviles y fortalecer todos los aspectos de la atención por medio de:

Mejorar la cadena de suministro de medicamentos para evitar el desabasto.

Capturar de manera dinámica nueva información sobre la motivación de los profesionales de la salud y la experiencia de atención que están teniendo los pacientes.

Empoderar a los individuos para que monitoreen de manera proactiva su salud.

Educar a la gente sobre la importancia de elegir llevar un estilo de vida más saludable.

Ahora, 18 meses después, estamos nuevamente encuestando estas 10 clínicas para entender cómo estos esfuerzos están moldeando la experiencia y resultados que obtienen los pacientes. Y ya estamos encontrando resultados iniciales muy positivos. Cabe destacar que la información será evaluada de manera rigorosa e imparcial y continuaremos refinando nuestro programa en base a la evidencia que obtengamos. Sobre todo porque el aprender está en el centro de nuestro quehacer y es una labor permanente.

La Secretaría de Salud Federal ha solicitado apoyo al Instituto Carlos Slim de la Salud para desarrollar la nueva Estrategia Nacional contra la obesidad y la diabetes tomando como base el modelo de atención que se ha trabajado como parte de la alianza con Lilly. Esta estrategia será piloteada en 20 de los 32 estados. Lo que inició como un pequeño avance en la calidad de atención que brinda el sistema de salud rápidamente se está convirtiendo en uno gigantesco. Estoy seguro que podemos transformar de manera acelerada la calidad de los servicios de salud en nuestro país a través de programas basados en la evidencia y rigorosamente evaluados que utilicen tecnologías modernas para enfrentar los retos modernos.

/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-02.jpg
/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-01.jpg
/WP/wp-content/uploads/prosesa-21.jpg