/WP/wp-content/uploads/propiedad_intelectual_1.jpg

Propiedad intelectual, sinónimo de inversión y crecimiento

Con la conclusión de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), se dará origen a la zona de libre comercio más amplia del planeta, la cual está integrada por 12 países, incluyendo a México, y que en conjunto representan el 40% del PIB mundial.

El tratado cuenta con 30 capítulos que contemplan, además de los temas tradicionales en los acuerdos de libre comercio como acceso a mercados, reglas de origen, servicios e inversión, a otras áreas que servirán para regular las actividades de las empresas que son propiedad del Estado, así como las de propiedad intelectual, coherencia regulatoria, comercio electrónico, entre otros.

El capítulo sobre Propiedad Intelectual abarca patentes, marcas, derechos de autor, diseños industriales, indicaciones geográficas, secretos comerciales, otras formas de propiedad intelectual y observancia de los derechos de ésta, así como áreas en las que los países firmantes acordaron cooperar. Este apartado facilitará a las empresas identificar, registrar y proteger los derechos de propiedad intelectual en nuevos mercados, algo esencial para cada compañía.

En lo que respecta a las empresas de la industria farmacéutica el capítulo contiene disposiciones que facilitan, tanto el desarrollo de medicamentos innovadores para salvar vidas, así como la disponibilidad de medicamentos genéricos, tomando en consideración el tiempo que las compañías puedan necesitar para cumplir con los estándares de calidad requeridos.

Asimismo, se incluyen compromisos relativos a la protección de datos confidenciales de pruebas y otros datos presentados para obtener la aprobación de las autoridades correspondientes para la comercialización de nuevos productos farmacéuticos. Con la protección de datos clínicos y el respeto de las patentes se brinda mayor certeza jurídica, lo que originará que la industria de innovación farmacéutica continúe invirtiendo en la generación de nuevos medicamentos para el tratamiento y erradicación de enfermedades.

La inversión para el desarrollo de un nuevo medicamento de síntesis química es en promedio de 899 millones de dólares y tratándose de un medicamento biotecnológico es de 1,241 millones de dólares, de los cuales el 60% (539.4 millones de dólares para productos de síntesis química y 744.6 millones de dólares) corresponde a la investigación y desarrollo en etapa clínica. Esta última corresponde al tipo de investigación farmacéutica que principalmente se realiza en México.

El TPP brindará a los 12 países una gran oportunidad para apuntalar sus correspondientes marcos legales y elevar los estándares para la protección de la propiedad intelectual, lo cual permitirá que la investigación y el desarrollo, impulsadas por las empresas farmacéuticas, aceleren su ritmo de crecimiento bajo esquemas de responsabilidad y ética corporativa.

/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-02.jpg
/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-01.jpg
/WP/wp-content/uploads/prosesa-21.jpg