/WP/wp-content/uploads/diabetes_eterna_enfermedad_1.jpg

Diabetes: la eterna enfermedad

En el mundo 415 millones de personas viven con diabetes (DM2) y hacia 2040 la cifra será de 642 millones de casos diagnosticados. Sin duda, la diabetes se ha convertido en una epidemia en el planeta y uno de los principales padecimientos a vencer.

México no es la excepción. La Secretaría de Salud (SSA) ha señalado que en 2015, con base en datos del INEGI, el número de fallecimientos por la enfermedad fue de 98,450 personas. La cifra va más allá de una tasa de mortalidad, al grado que la propia institución emitió una emergencia epidemiológica por diabetes mellitus y obesidad.

El objetivo de la alerta es revertir los males ocasionados por la diabetes mediante 4 acciones: dar visibilidad a la problemática de salud e involucrar a la sociedad para su prevención; segundo, catalogarla de alta prioridad; tercero, buscar la coordinación con todas las instancias y en todos los niveles de gobierno y; cuarto, encontrar la forma de asegurar los insumos para la detección oportuna temprana y el tratamiento de la enfermedad.

Con la última acción se busca generar ahorros al lograr que cada paciente diagnosticado con el padecimiento alcance sus metas de control, ya que los costos por complicaciones asociadas a la enfermedad se consideran catastróficos. Por ejemplo, en México la carga económica de la diabetes en 2013 ascendió a 362 mil millones de pesos, sin embargo, el costo de atender las complicaciones por DM2 y la pérdida de ingresos por muerte prematura representaron 80% del total de la carga.

Las comorbilidades originadas por un mal control de la enfermedad, son más abrumadoras para los pacientes y sus familiares. Sufrir una discapacidad como la pérdida de la vista, una amputación o enfermedad renal, son sinónimo de mayores frustraciones, ya que la muerte se presenta de manera prematura, cuando los pacientes están en edad productiva.

En el documento, Asumiendo el Control de la Diabetes 2016, se especifica que la esperanza de vida de los pacientes con diabetes se reduce entre 5 y 10 años, pero en ese lapso de tiempo alrededor de 2% de los pacientes con diabetes pierden por completo la vista y 10% sufren un deterioro grave de la visión.

La diabetes es una de las principales causas de insuficiencia renal. Entre 10% y 20% de los pacientes mueren por esta causa. De no ser detectada y tratada a tiempo, manteniendo óptimos niveles de control, la nefropatía puede avanzar hasta generar insuficiencia renal crónica.

Un último ejemplo es que el padecimiento aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebral vascular, por lo que 50% de las personas con diabetes mueren por alguna enfermedad cardiovascular. Una persona con diabetes tiene de 2 a 4 veces más riesgo de sufrir un infarto al corazón, daños en las arterias cerebrales y 68% de las personas mayores de 65 años con diabetes fallecen de enfermedad cardíaca.

/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-02.jpg
/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-01.jpg
/WP/wp-content/uploads/prosesa-21.jpg