Global Day of Service y John Lechleiter en México

El tiempo pasaba. La expectativa crecía. Más de 400 empleados de Lilly México esperaban ver el momento en que John Lechleiter cruzaría la puerta de lo que alguna vez fue la planta de manufactura de la compañía, y que ahora se ha transformado en las nuevas oficinas generales de la empresa en nuestro país.

Las nueve de la mañana y John Lechleiter entraba a la sala principal entre aplausos. “Estoy muy contento de estar aquí”, dijo en el inicio de su primer discurso como CEO y Presidente de Lilly, en México. Sus siguientes palabras se enfocaron en señalar el crecimiento de la afiliada, felicitar el desempeño y labor de cada uno de los trabajadores, y subrayar que aún existe camino que recorrer hacia el futuro. El discurso es breve, sustancial.

La sesión de preguntas y respuestas permitiría conocer la base del liderazgo de una persona como John, y el por qué el sacrificio, la constancia y la determinación son un punto esencial para alcanzar las metas. El camino de John en Lilly termina en este 2016, es hora de disfrutar a los nietos, es tiempo de abrir paso a nuevas formas de pensar, pero con el mismo objetivo, que Lilly sea una compañía dedicada a mejorar la vida de las personas.  

Sin embargo, John Lechleiter no terminaría aquí su participación. El mariachi, un corte de listón, un recorrido a las nuevas instalaciones y la fotografía del recuerdo, serían el preámbulo para comenzar con las actividades de Global Day of Service (GDS)

John Lechleiter, Carlos Baños, vicepresidente para Latinoamérica de Lilly, y Bart Peterson, vicepresidente de Asuntos Corporativos y Comunicación de Lilly a nivel global, fueron acompañados por más de 270 trabajadores de Lilly México quienes realizaron actividades de limpieza, pintura y jardinería, para mejorar la comunidad que rodea a las nuevas oficinas generales.

Y aunque la lluvia se presentó, esto no fue factor para que el ánimo decayera. El desempeño de los trabajadores de Lilly siempre está dirigido hacia las personas y su entorno, subrayando nuevamente que, sin importar los factores, siempre se tiene un objetivo que cumplir. 

/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-02.jpg
/WP/wp-content/uploads/banners_blog_lilly-01.jpg
/WP/wp-content/uploads/prosesa-21.jpg